El fotógrafo madrileño Miguel Rodríguez ha decidido traducir con su cámara algunos de los cuentos clásicos  infantiles.  Porque, todo es posible, y Pocahontas podía ser perfectamente un “hombretón” que se enamoraba de John Rolfe, con quién compartió el resto de su vida.  Y por supuesto que Caperucita pudo ser un guapo muchacho, y el cazador que le salvó convertirse en su apuesto novio.

Con estas ideas en la cabeza, Miguel tomó su cámara e hizo una serie de fotografías recopiladas en este vídeo.