“Brujería y contracultura gay:  una visión radical de la civilización occidental y de algunas de las personas que han tratado de destruirla”, es el título del controvertido libro de Arthur Evans.

 

Este controvertido libro investiga la histórica relación entre la homosexualidad y el paganismo, poniendo especial interés, en la vieja Europa, en la persecución de paganos por parte de la Iglesia Católica durante el período de la Edad Media. Compara esta historia con la cultura LGTB de hoy en día con la intención de mostrar cómo la actual persecución y marginalización de la gente queer es una extensión de una larga historia de intolerancia religiosa.

Pero es más, la visión del patriarcado expuesta por Evans no es la típica de la época en que escribió su libro, atrincherada en un binario esencialista y transfóbico. Aunque lo escribiera con anterioridad al movimiento explícitamente queer y la nueva terminología que este desarrollaría (por ejemplo, se refiere profusamente al «travessismo» aludiendo también a transformaciones permanentes en materia de la identidad de género), el texto abarca las cuestiones de la subyugación de las mujeres y también de la transformación y auto-identificación de género, unido todo ello a la sexualidad.

De forma radical, lo relaciona todo con la espiritualidad, la veneración de la tierra y la resistencia al poder militarista y estatal. Evans osa criticar el racionalismo científico, esa cosmovisión central del capitalismo y del Estado que las y los libertarios, sin embargo y en general, siguen venerando.

Este libro aporta una visión queer (no existía el término queer cuando lo escribió), que sirve para romper el dualismo del que no consigue desprenderse Federici, y que incluye la categoría de mujer como válida y esencial en el análisis de la caza de brujas. ¿Que ocurre cuando descubrimos que Juana de Arco (y Gilles de Rais) era quizá travesti y herética?

Como comenta Hughes: el llevar ropas apropiadas al sexo opuesto fue siempre uno de los ritos de la brujería, como lo fue y lo sigue siendo para los pueblos primitivos, durante sus fiestas de fertilidad, a lo largo de la historia del mundo.

Este libro muestra las conexiones del lenguaje actual inglés (faggot, buggerfairy…) con el origen en la herejía, brujería, paganismo… Asimismo, nos enseña que la práctica del cross-dressing tanto por parte de hombres como de mujeres, las mascaradas con pieles de animales y el sexo ritual, son comunes a las tradiciones más antiguas de las sociedades no industriales. En estas, lesbianas y gays a menudo se erigen como chamanes (sacerdotes-curanderos).